Es la percepción de un ruido interno en el oído o en la cabeza, sin estar provocados por un ruido externo. La persona afectada puede escuchar diferentes tipos de ruidos (normalmente de manera permanente): siseo, pitido, silbido de caracola de mar, zumbido, ruido de agua, de viento, de locomotora, de grillos... etc.

¿Qué los provoca?

Existen muchas causas que pueden provocar el tinnitus, de ahí la dificultad en el diagnóstico y tratamiento. Pueden aparecer por una exposición a ruidos muy intensos (en el trabajo, conciertos de música, disparos...), infecciones en el oído (otitis), tumor del nervio acústico, la toma de fármacos ototóxicos, etc. Otras veces, en cambio, se produce por causas externas al oído: problemas de la columna vertebral (por accidentes de tráfico, lesiones...), disfunción temporomandibular, hipertensión arterial, hipertiroidismo, etc.

Las razones más comunes que pueden agravarlo son ruidos intensos o fuertes, excesivo consumo de alcohol, cafeína, nicotina, aspirinas y otros fármacos, la tensión y el stress.

¿Qué supone tener tinnitus?

Dependiendo de la intensidad de éste y la capacidad de adaptación de la persona, se define la gravedad de padecerlo, teniendo en cuenta lo molesto y tortuoso que suele resultar. Cuando se da de forma severa, generalmente produce una gran depresión, intensa angustia emocional, insomnio, stress, pérdida de concentración... etc., de un alcance que debe ser valorado y cuantificado. Desgraciadamente, aún no se conoce los mecanismos íntimos por los que se producen, aunque se sigue investigando (sobre todo en Estados Unidos). Estadísticamente se calcula que en España lo padecen el 12 % de la población.

El tinnitus no causa pérdida de audición, y la pérdida de audición no causa el tinnitus, pero ambos sí pueden darse a la vez. En algunos casos el tinnitus también va acompañado de vértigos, Síndrome de Menière, etc.

¿Qué debe hacer si padece tinnitus?

Cuando el tinnitus resulta tan molesto, algunas personas están dispuestas a someterse a una intervención quirúrgica, sin embargo, en intervenciones en las que se ha cortado el nervio auditivo, no han conseguido eliminarlo. Además puede producir sordera en el oído intervenido, causar problemas de equilibrio y en algunos casos, incluso empeorar el tinnitus.

Inicialmente debe ir a un otorrinolaringólogo especializado o entendido en esta sintomatología, para determinar si existe una causa orgánica que justifique el tinnitus. Si este no es el caso, deberá considerar si los siguientes tratamientos le pueden proporcionar alivio. Existen pocos tratamientos que pueden aliviar esta dolencia dependiendo de cada caso: 1. Amplificación (prótesis auditivas). 2. Biofeedback ( método de relajación). 3. Tratamiento dental (en disfunción de la articulación temporomandibular). 4. Habituación Auditiva- T.R.T. (Generador de ruido). 5. Tratamientos alternativos: Homeopatía, acupuntura, hierbas, hipnosis... etc.

Para más información contacte con: Asociación de Tinnitus de Euskadi (ATINNEUS), 48080 Bilbao (Vizcaya, ESPAÑA). E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Asociación de Personas Afectadas de Tinnitus (APAT), C/ Aribau, 112 - 1º 2ª,08006 Barcelona (ESPAÑA). Tel.:(34) 934 511 067. e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. . web: www.apat.tk

 

Investigaciones sobre la sordera

Parte del equipo de la Unidad de Genética Molecular del Hospital Ramón y Cajal de Madrid se dedica exclusivamente al estudio genético de las sorderas desde hace más de cuatro años. Han sido recogidas más de 200 familias de las que más de 80 han sido diagnosticadas, es decir, se han podido identificar las alteraciones genéticas responsables de la sordera en cada familia. El resto están siendo investigadas.

Se cree que otros cuarenta genes de sordera quedan por descubrir. Para descubrirlos, la colaboración de familias con varios afectados es esencial. Igualmente, para saber qué gen de los conocidos es el responsable de la sordera en cada familia, también se necesita estudiar varios miembros afectados y normoyentes (no afectados) de la familia, por lo que la participación de los afectados y de sus familias es esencial en la obtención de nueva información relacionada.

Este estudio está contando con la colaboración de muchos profesionales, otorrinolaringólogos, pediatras, logopedas y Asociaciones de afectados y de padres de afectados. El estudio ha sido subvencionado hasta ahora por la Unión Europea, el Fondo de Investigaciones Sanitarias del Ministerio de Sanidad y, actualmente, por la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología. La Comunidad de Madrid y otras Organizaciones han concedido becas para realizar el estudio.

Los afectados y sus familiares se benefician de los resultados de estos estudios. Desde un punto de vista general, el descubrimiento de los genes implicados permite una mejor comprensión de las causas concretas de cada tipo de sordera. Hay que tener en cuenta que este conocimiento es necesario para el eventual desarrollo de terapias contra la pérdida de audición. Desde un punto de vista particular, cada miembro de una familia participante en el estudio puede beneficiarse de los tests de detección de la alteración genética típica de su familia. Es fácil darse cuenta de la importancia que tiene una detección precoz de la alteración. Se puede ilustrar con dos ejemplos. por alteraciones en el gen Cx 26, los cuales padecen una sordera habitualmente severa o profunda desde su nacimiento. La detección de las alteraciones en los recién nacidos de la familia permite una intervención educativa lo más precoz posible, que previene problemas posteriores, tales como el retraso. El segundo ejemplo se refiere a los afectados por alteraciones en el gen rRNA-12S. Estos individuos tienen predisposición a desarrollar una sordera profunda si son tratados con antibióticos de la familia de los aminoglicósidos (estreptomicina, gentamicina, etc.). El conocimiento de su predisposición impedirá el tratamiento y así prevendrá la aparición de la sordera.

Este estudio se inició en Navarra, promovido por la Asociación Eunate, en colaboración con el Dpto. de Genética Molecular del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, la Unidad de Otorrino Infantil del Hospital Virgen del Camino de Pamplona y la Unidad de Otología del Hospital de Navarra, así como del Dpto. de ORL (Otorrinolaringología) de la Clínica Universitaria de Navarra.

A lo largo del año 2002 se han seguido gestionado el estudio de otras familias desde la Asociación Eunate manteniendo el mismo contacto que el que se tuvo en el 2001, con el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, así como con el Hospital de Navarra donde se han realizado las audiometrías y las extracciones de ADN para su posterior análisis.

http://comprar-ed.com http://espfarmacia.com