Las personas discapacitadas auditivas postlocutivas son aquellas personas oyentes que por distintas causas pierden la audición total o parcialmente después de haber adquirido el lenguaje.

Esta pérdida de audición es un factor físico que va a repercutir de una manera profunda en los otros niveles de personalidad. El impacto de esta falta de audición afecta a la persona de manera significativa, en la seguridad en sí mismo y en la relación con el medio, comportando cierto estado de ansiedad e inestabilidad emocional. Provoca trabas en el desarrollo social, por perderse parte de las informaciones que rodean las experiencias y por tener dificultades para beneficiarse de las contribuciones que oferta la interacción con los demás. Genera un menor cúmulo de experiencias, por cuanto que la privación de la audición reduce la probabilidad de que un hecho capte y mantenga su actividad exploratoria.Por todo esto, la persona con discapacidad auditiva postlocutiva adopta una personalidad introvertida, insegura (miedo a la relación con los otros, a preguntar si no ha entendido algo…) emotiva (con un mayor porcentaje de impulsividad, una menor tolerancia a la frustración…) además de resultarle muy costoso adaptarse a nuevas situaciones, y aceptarse a sí mismos.

Por otro lado, estas personas se sienten solas con su problema, y aún imaginando que debe haber más gente en su misma situación, no saben cómo contactar con ellas y demandan un espacio para hacerlo.

Segun algunos estudios en Navarra habrá unas 15.000 personas con problemas de audición y alrededor de 500 personas sordas profundas.EUNATE, a través del Servicio de Atención a Familias, tiene como objetivo principal la obtención de una imagen ajustada y positiva de sí mismo, para que las relaciones sociales, personales/afectivas, familiares y laborales sean lo más normalizadas posible.

Por ello, EUNATE trabaja continuamente para:

  • dotar de los recursos y habilidades necesarias para afrontar y asumir con éxito su pérdida progresiva o repentina de audición, mejorando su autoestima.
  • obtener una imagen ajustada y positiva de sí mismo, analizando y comprendiendo las necesidades específicas y las nuevas necesidades de interacción que surgen en el entorno familiar y laboral.
  • mejorar las habilidades sociales que permiten una integración social adecuada.

Esta pérdida de audición es un factor físico que va a repercutir de una manera profunda en los otros niveles de personalidad. El impacto de esta falta de audición afecta a la persona de manera significativa, en la seguridad en sí mismo y en la relación con el medio, comportando cierto estado de ansiedad e inestabilidad emocional. Provoca trabas en el desarrollo social, por perderse parte de las informaciones que rodean las experiencias y por tener dificultades para beneficiarse de las contribuciones que oferta la interacción con los demás. Genera un menor cúmulo de experiencias, por cuanto que la privación de la audición reduce la probabilidad de que un hecho capte y mantenga su actividad exploratoria.

Por todo esto, la persona con discapacidad auditiva postlocutiva adopta una personalidad introvertida, insegura (miedo a la relación con los otros, a preguntar si no ha entendido algo…) emotiva (con un mayor porcentaje de impulsividad, una menor tolerancia a la frustración…) además de resultarle muy costoso adaptarse a nuevas situaciones, y aceptarse a sí mismos.

Por otro lado, estas personas se sienten solas con su problema, y aún imaginando que debe haber más gente en su misma situación, no saben cómo contactar con ellas y demandan un espacio para hacerlo.

Según algunos estudios en Navarra habrá unas 15.000 personas con problemas de audición y alrededor de 500 personas sordas profundas.

EUNATE, a través del Servicio de Atención a Familias, tiene como objetivo principal la obtención de una imagen ajustada y positiva de sí mismo, para que las relaciones sociales, personales/afectivas, familiares y laborales sean lo más normalizadas posible.

Por ello, EUNATE trabaja continuamente para:

  • dotar de los recursos y habilidades necesarias para afrontar y asumir con éxito su pérdida progresiva o repentina de audición, mejorando su autoestima.
  • obtener una imagen ajustada y positiva de sí mismo, analizando y comprendiendo las necesidades específicas y las nuevas necesidades de interacción que surgen en el entorno familiar y laboral.
  • mejorar las habilidades sociales que permiten una integración social adecuada.
http://comprar-ed.com http://espfarmacia.com